Redes

Primer equipo

La noche más hermosa

Por mas alta que sea una montaña no sobrepasa su propia cúspide” (Roberto Fontanarrosa)

El troleo

De vuelta a casa y tras ganar en el último momento con un gol de león marcado por un tigre, Andoni Iraola acudió a rueda de prensa contento, respetuoso y contenido. Preguntado por su regreso contestó elegante y sencillo. Cuestionado por el partido de Unai López, desdeñado por Marcelino García para el Athletic, rescatado por el usurbildarra para la franja, titular en Santa Mamés y autor de un “clinic” que Zárraga o Vesga tuvieron el privilegio de presenciar en directo, no habló del extra típico de motivación, de las tópicas ganas de demostrar su valía o del gastadísimo callar bocas. Iraola Sagarna en dos frases nos dijo porque será entrenador del Athletic. Explicó su inclusión en la cancha por la necesidad de frenar el ritmo de los leones con el toque, la asociación, la presión y la pierna fuerte. Fue el mejor y mas educado y preciso troleo que he visto en mi vida.

La salida

El Rayo Vallecano apareció en el césped impresionante. En un minuto los de azul ya habían apretado la salida del Athletic, robado el balón, llegado hasta el fondo y centrado al área. Una declaración de intenciones que fue firmada por la entre docena y media docena de peloteros franjirrojos que entraron en el acta de Munuera Montero.

El milagro del Palmar

El primer acierto de Iraola fue colocar a Sergi Guardiola en la punta. Para que la presión alta hiciera efecto era necesario el trabajo de un delantero “molesto”, con ganas de chocar, de pelear y luchar cada balón como si fuese el último. Dicho y hecho. Sergi cargó con limpieza sobre Vesga, le robó la cartera , midió el timing con precisión suiza y le puso el balón perfecto a Álvaro García que superó con talento y fe la salida de Unai Simón. El utrerano llegó con el cartel de “fichaje mas caro de la historia del Rayo”, y ese letrero se convirtió en estigma, vía crucis. Desde la llegada de Iraola redención. El Palmar de Troya se “independizó” de Utrera en 2018 y más de uno pensó que lo de Álvaro era como lo del Papa Clemente, una estafa solo para “believers”, pero al fin ha estallado como la estrella del equipo de “los García”. El del Madrid de los 80 no estuvo mal pero este Rayo de los zurdos Fran y Álvaro y Radamel Falcao al 3 es mas divertido.

Mas madera

Los leones subían la intensidad pero esa película su futuro entrenador “ya la había visto”. El Rayo siguió a lo suyo, presionando, llegando y sacando de quicio a la grada con el freno que Dimitrievski ponía al partido. Los de Lezama querían el balón y la franja lo secuestró . Los diez minutos del veinte al treinta figurarán en los highlights de la historia de la Agrupación junto al Matagigantes completo, el gol de Onésimo en aquella promoción, Guilherme levantándose la camiseta en el Bernabéu, Tamudo marcando en el descuento o Michel ascendiendo al Santa Inés. Todos se movían, todos la pedían, todos la jugaban, Catena recortaba y parecía dársela a Breitner, éste a Netzer o a Bonhoff. Gerd Müller saldría en la segunda parte…

El tiro en el pie

El Rayo Vallecano se levanta en puestos de Champions pero estaría disputando el liderato si no tuviera esa tendencia , ya vista en segunda de hacerse el harakiri. Balliu y Ciss, nuevos en la plaza y culpables como los demás del gran rendimiento del equipo de Iraola son cracks mundiales del “sepuku” y han protagonizado penaltis evitables y acciones desgraciadas como la de Pathe en La Catedral. El pérfido Muniain, eterno Bart Simpson que si no está en tu equipo se convierte en Diablo de Tasmania puso el balón a la olla tras una prescindible falta de Balliu y Ciss peinó con su cabellera envidiable e imposible de cepillar el balón a su red.

Los entrenadores buenos te desarman con ideas claras, simples y aparentemente sencillas. El otro Guardiola, Herr Pep (lean el libro de Martí Perarnau, deportista, escritor, periodista top, padre de músico y sobre todo marido de Loles Vives ,velocista top y de Marta Perarnau, defensa de la franja en la zaga y en la vida) hizo público el concepto “perfilarse”. Vesga estaba mal perfilado para jugar la pelota en el gol del Rayo y Ciss mal orientado para despejar el balón.

Hard Rain

Antes de que la lluvia brotase del cielo arreció el Athletic en la cancha. Ahí el Rayo sufrió sin acobardarse ni amilanarse. Avisó Williams Jr. en un córner mal defendido pero la zaga se mantuvo firme con un Catena solvente con sus cositas y un Maras que en su debut pareció el central que quisiéramos en Vallecas para diez años. En esta época de “Erics Garcías” o “Savics” Maras hizo su trabajo con tal sobriedad que sin nos dijeran que había secuestrado a Villalibre y metido en un coche nos lo habríamos creído.

Segundo acto

Arreció la lluvia el San Mames y los locales apretaban de lo lindo pero de las tormentas surgen los relámpagos y sobre todo los rayos.

Mi familia y otros animales

Rugían los leones, cada vez más fuertes. La “gacelita” Williams había avisado, el “búfalo” Villalibre daba el toque de corneta (o de trompeta) y en la cancha apareció Iñaki, “la gacela senior” Williams. El Rayo no se tapó con una sábana sino que se adentró en la “sabana” con las “panteras” Nteka y Bebé . Cuando parecía que aquello sería una batalla a zarpazo limpio apareció por unos minutos Isi para, con su música, amansar a las fieras.

Ni un paso atrás

Cualquier recién ascendido se hubiese metido debajo del larguero pero la franja no es un cualquiera. El trabajo incansable de Santi Comesaña, Oscar Valentín en el centro sosteniendo y adelantando al equipo, las espaldas de Nteka, la llegada osada de Kevin Rodrigues y el oficio de un equipo hecho y comprometido con una idea hizo llegar al final del partido con la intención de ganarlo. Para ello el Rayo necesitaba un “killer“.

El tigre de Santa Marta

Dicen las malas lenguas que Radamel Falcao García es colombiano, de Santa Marta pero nada que ver. el 3 del Santa Inés ya es para todos vallecano de Santa Marta, de la calle que nos lleva directamente al mercado de Doña Carlota con esas casas de ladrillo antiguo que resisten al invasor. Radamel es el ladrillo visto, guapo, presentable, veterano, resistente, persistente y listo. De la nada le sacó un “foul ” a Iñigo Martínez en una jugada de esas en las que el mister dice a voz en cuello “el partido se acaba aquí”. Bebé había calentado con un centro ladeado área que quedó corto en el 89 pero no “falló” en el definitivo. Falcao García, didáctico tras la falta anterior señaló el camino a Thiago y le dijo “la quiero AQUÍ”. Muchos esperaban un disparo y Bebé, que llevó el 3 de la franja y vistió la camiseta de los red devils antes que Falcao hizo caso humilde, la puso ALLÍ. Radamel cumplió y arriesgando una migraña de una semana tuvo tiempo para rematar el misil picado y dar a la franja los tres puntos.

Marcelino aceptó la derrota , la afición rayista lo recordó durante un segundo nada más y lo olvidó como se hace con los derrotados.

¡Qué noche mas hermosa!

1 Comment
Advertisement
Advertisement
NO TE QUEDES SIN EL RECUERDO DEL ASCENSO A PRIMERA

Más en Primer equipo