Redes

Primer equipo

Comesaña: “Le pido a la afición que crea, quedan cinco partidos y vamos a ir a muerte”

Mayo ha traído mares revueltos, pero el Santa Inés resiste. Está a flote, aunque fuera de playoff. El Rayo Vallecano ha sufrido el mayor bajón de la temporada en el momento menos oportuno, y uno de los capitanes del buque ha decidido agarrar el micrófono. Santi Comesaña (Vigo, 24 años) desborda carácter y jerarquía. Con el equipo en el peor momento, concede una tarde a Unión Rayo para gritar que la Franja está muy viva. Que queda batalla por dar. Y que el ascenso aún es posible.

#EntrevistaUR con Comesaña

Los ánimos se han desplomado tras los últimos cuatro partidos. ¿Qué explicación le encuentras al bajón del equipo?

Nosotros somos los primeros que estamos un poco nerviosos y tensos. Hemos entrado en una mala racha en el peor momento, pero estamos en la recta final y aquí las cosas se vuelven muy complicadas, porque todos se juegan algo. Los equipos ideales contra los que enfrentarte, ahora, son los de mitad de tabla, porque los de abajo, que se están jugando no bajar a Segunda B, son hasta más peligrosos que los de arriba. Ante el Sabadell merecimos ganar y no pudo ser… Cuando entras en una mala dinámica parece que hagas lo que hagas la bola no entra. Ojalá cojamos ahora una buena, quedan cinco partidos y seguimos dependiendo de nosotros.

“Estamos un poco nerviosos y tensos. Hemos entrado en una mala racha en el peor momento”

En Sabadell os fuisteis a vestuarios con 10 disparos por 0 de ellos, pero engancharon una desde 30 metros y gol. ¿También hay un poco de mala suerte, no?

Sí, pero ese día. Otros como el del Logroñés directamente no estuvimos bien. Ante el Sabadell fue la confirmación de que no estamos en un buen momento… Y es que no nos sale nada. En una situación así entras en un bucle donde parece que todo te sale mal. Y ellos llegan una vez, dispara un tío que parece que se la quería quitar de encima y la clava sin ángulo.

¿Qué tal está el vestuario tras caerse de playoff?

Intentamos ser positivos, porque seguimos dependiendo de nosotros. Pero es verdad que cuando te ves tantas jornadas en promoción, quedan cinco y te sales por una mala racha, pues jode. Te hace tener dudas y te entra algo de miedo. Pero entre todos hay que sacarlo. Ahora es cuando hay que estar más unidos que nunca.

“Entre todos hay que sacarlo. Ahora es cuando hay que estar más unidos que nunca”

¿Habéis hecho alguna conjura de cara a la recta final?

Tuvimos una charla antes de un entrenamiento. Fue hace una semana, antes del Sabadell. Intentamos animarnos todos, los que juegan y los que no, unirnos para sacarlo adelante. Aquí vamos todos a una, sin dudas. Sabemos que no nos quedan más balas y contra el Leganés debemos ganar sí o sí. El equipo está bien y simplemente faltan resultados. El día del Almería ganamos y parecíamos dioses cuando hicimos un tiro y metimos un gol; y el otro día tiramos 20 veces y somos los peores por no haber metido ninguna. Al final el fútbol, para lo bueno y para lo malo, es un deporte muy resultadista.

“El día del Almería ganamos y parecíamos dioses cuando hicimos un tiro y metimos un gol; y el otro día tiramos 20 veces y somos los peores por no haber metido ninguna”

Entrando en lo personal. ¿Estás contento con tu juego?

Hace un tiempo no lo estaba. He atravesado un periodo de muchas molestias. El día de Copa contra el Haro, por jugar en césped artificial, me destrocé el pubis. He seguido jugando pese a ello, pero hace un mes ya dije ‘basta’, porque no podía más. Paré, me recuperé y ahora poco a poco estoy recuperando ritmo. Aún me molesta un poquito, pero casi nada. Por fin estoy contento y puedo disfrutar.

Desde tu regreso has jugado en seis de los siete últimos partidos. Iraola tiene mucha confianza en ti…

También ha habido algunas bajas. Pozo lleva tiempo arrastrando problemas en el pubis, por ejemplo, y jugando pese a ello, porque sabe que queda poco y quiere ayudar. El mister confía en mí, como confía en muchos. Lo importante es estar todos juntos, ponga a quien ponga.

“El día de Copa contra el Haro, por jugar en césped artificial, me destrocé el pubis. He seguido jugando pese a ello, pero hace un mes ya dije ‘basta’, porque no podía más”

¿Qué tal estáis acabando físicamente?

Ha sido una Liga rara, con muchos partidos entre semana, en la que hemos llegado bastante lejos en Copa… Y con todo es normal que se arrastren algunas molestias. Por suerte ahora estamos casi todos recuperados, salvo Joni Montiel, que se ha lesionado, y Ulloa y Alberto, que llevan fuera gran parte de la temporada. Llegamos al tramo final bien físicamente, listos para competir.

Sobre la vuelta del público a los estadios, la última novedad es que el Gobierno ha emplazado la decisión a las Comunidades Autónomas. ¿Cómo estáis viviendo todo esto?

Deseando que vuelvan ya. Nosotros este año no hemos sido el Rayo en Vallecas. Este equipo en casa siempre ha sido muy difícil de ganar, al menos desde que yo llegué, pero no tener a tu gente se nota muchísimo. En casa hemos perdido un montón de puntos, que, sinceramente, creo que no se habrían escapado con la afición. Estamos deseando entrar en playoff y poder disfrutar, aunque sea unas jornadas, de nuestra gente. Se notará en todos los estadios, pero en Vallecas se anima de forma diferente. Sería un plus para nosotros.

“En casa hemos perdido un montón de puntos, que, sinceramente, creo que no se habrían escapado con la afición”

¿Se os sigue haciendo igual de raro jugar en Vallecas sin gente?

Obviamente y aunque no quieras, pues te acabas haciendo a ello, pero eso no quita que los echas de menos. Porque no es lo mismo, para nada. El estado de ánimo varía mucho: te marcan un gol y, si la afición está ahí, en un momento te levantan. Ellos te empujan, te hacen remar.

Una de las polémicas de las últimas semanas ha sido la invitación de Abascal y Rocío Monasterio al palco de Vallecas. ¿Vosotros erais conscientes durante el partido de lo que estaba pasando?

Nos dimos cuenta después. Yo, por ejemplo, cuando llegué a Vallecas y vi ese montón de furgones de policía, pensé que era por el tema de Zozulya. Pero ya cuando estábamos en el campo nos dijeron lo que pasaba. Hasta ese momento no supimos nada.

¿Y entiendes la indignación de la gente?

Totalmente. Yo hay cosas que no entiendo. Pero bueno, hay que callarse. Cada uno tiene su opinión, pero yo entiendo a la afición.

Ahora viene el Leganés (lunes, 19:00 horas). ¿Es exagerado llamarlo ‘final’?

Sólo vale ganar. Si queremos depender de nosotros mismos ese es el único camino. Todos los partidos que nos quedan son difíciles, porque aquí vas a jugar al campo del Sabadell, que piensas que eres muy superior… Y caes. Esta categoría es complicadísima. ¡En Segunda si quieres salvarte tienes que hacer 50 puntos! Y si llegas a esa cifra, es porque le robas puntos a los de arriba. Esto no es Primera, que el líder acaba con 80 puntos y el último con menos de la mitad. Aquí cada partido es un mundo. Este año lo del Espanyol y Mallorca ha sido algo excepcional, porque nosotros ascendimos con unos 75 puntos (en concreto, 76), siendo primeros y bien, sobrándonos jornadas. Pero es que ahora todo el mundo se juega algo. Por eso sólo queda esperar que los rivales se jueguen lo menos posible. Por ejemplo, que el Lugo en la última jornada ya esté salvado o descendido. Sería positivo, pero eso no quita que igualmente habría que ganarlo. Y aquí nadie regala nada.

“¿Leganés? Sólo vale ganar. Si queremos depender de nosotros mismos ese es el único camino”

Al Rayo le queda: Leganés (L), Fuenlanbrada (V), Oviedo (L), Castellón (V) y Lugo (L). Sólo tendréis que salir de Madrid para uno de los cinco partidos. ¿Y el calendario, en esa tesis de ‘contra equipos que no se jueguen nada’, invita a cierto optimismo, no?

Exacto, eso es. Y seguramente tampoco sea fácil, porque cuando no te juegas nada, también juegas sin presión. Y te vuelves peligroso. Pero tú tienes esa presión, ese saber que tienes algo por lo que competir. Cuanto menos se jueguen, mejor. Fuenlabrada y Oviedo parece ser que van a estar en esa situación. Nosotros tenemos que seguir apretando porque, por ejemplo, aún queda un Girona-Sporting por jugarse. Debemos ir a muerte y vencer, a quien sea y se juegue lo que se juegue.

Mándale un mensaje a la afición…

A la afición le pido que crea, que siga confiando. La Segunda División es muy difícil y por perder un partido no estamos muertos. Seguimos vivos y, mientras sea así, debe haber esperanza. Queremos ascender, no pensamos en otra cosa que no sea subir. Este equipo desea jugar en Primera el año que viene y va a hacer todo lo posible, y más, para conseguirlo.

2 Comments
Advertisement
Advertisement

Más en Primer equipo