Redes

Primer equipo

El Pase Corto: Rayo 1-2 Girona

DE OTRO PARTIDO

Un casi adiós a Primera.

No queda otra opción que apelar a la ilusión y al ánimo, pero la realidad es que la cosa está muy difícil. El Rayo Vallecano empezó siendo el equipo de la racha contra el Leganés (había borrado al Girona, incluso parecía que la instancia se presentaba más fácil que la anterior, sobre todo después del golazo temprano de Isi) y volvió a ser la doble cara de todo el año. En el segundo tiempo, no estuvo a la altura y todo fue un descontrol que favoreció al rival. Iraola se durmió con los cambios: el partido de Catena el de Qasmi y el de Comesaña fue desastroso, no se puede esperar tanto para reemplazarlos; no se puede meter a la artillería, de manera tan azarosa, casi en los últimos 20 minutos. Pozo, Ulloa y Bebé debieron entrar antes, y Velázquez también. Queda un partido que está bastante perdido antes de jugarlo. Lo que el Rayo fue durante todo el año, finalmente termina condenándolo.

Isi dejó claro otro error de Iraola: tendría que haber jugado mucho más durante la temporada. En cuanto a las polémicas, el gol del Girona está bien anulado, el segundo del Rayo también y hay un penalti no pitado, bastante claro por pisotón y luego derribo cometido por Zidane, que el colegiado perdona.

ENVUELTO PARA REGALO

Advíncula y Luca Zidane, autor del segundo gol.

Advíncula volvió de Perú para no estar aquí. Descuidó la marca en el primer gol, no se puede hacer eso en un compromiso tan importante. Fallo de fútbol 7. Y Luca Zidane, en el segundo, se come una pelota fácil que le pasa por debajo del cuerpo. Errores carísimos, de esos que pagan con otro año en Segunda.

LO QUE SE LLEVA EL OJO

El primer tiempo sin fotocopia y el gol de Isi.

Después de un comienzo demoledor, con grandes protagonistas como Trejo, Fran García, Isi y Álvaro, el Rayo fue inexplicable oscuridad. Y cuando la estrategia no aguanta más de 45 minutos, pasa lo que ha pasado. El ojo había guardado la imagen del gran gol de Isi y del juego en el primer tiempo, pero en el segundo la retina se llenó de no fútbol: jugadores perdidos, centros mal tirados, exceso de regates y llegadas con último pase en las que siempre había alguien del Girona. El ojo necesita colirio para quitarse tanta irritación.

LA BOTELLA MEDIO LLENA

Creer siempre.

La botella está más vacía que llena, pero la última palabra no está dicha. Iraola apela a “la machada” (tendría que haber apelado a ella en todo el partido). Claro que el Rayo puede conseguir un buen resultado allí, lo esperamos y lo deseamos, aunque la realidad y las matemáticas dicen que el equipo sin pesadillas es el Girona. Los optimistas están contradictorios: más pesimistas que nunca.

EN DEFENSA DE…

Fran García y ya.

Zidane, el salvador del Rayo, hoy estuvo desafortunado; fue el salvador del Girona.

La defensa osciló entre dos adjetivos: correcta y ausente; Catena más ausente y Saveljich y Advíncula más correctos. La excepción, otra vez, fue Fran García, que auguró con Álvaro una banda letal, pero después el lateral se quedó muy solo en el intento.

Corrió, hizo bien las diagonales, se juntó con los despiertos y en el primer gol hizo una gran jugada.

El Girona no ha puesto las cosas más difíciles que el Leganés, pero hoy se perdió. Quedan 90 minutos en los que todo está en contra: el resultado, el campo, el estado anímico. Invocamos al espíritu de la remontada, ese que apareció en algunos momentos del año, ese que, si el próximo domingo se pone la camiseta de la Franja, hará que el Rayo esté en Primera.

Hoy, el saludo es para Belushi (@EternoWilly), amante del cine, de la buena cerveza y, por supuesto, del Rayo.

¡Un abrazo grande, compañero de tertulias online!

Y a vosotros, familia rayista, gracias por la lectura y a soñar, que lo imposible a veces no lo es. Hasta el siguiente Pase Corto.

Ad

Suscríbete a nuestra newsletter

Comentar
Advertisement
Advertisement

Más en Primer equipo