Redes

Primer equipo

Crónica: Rayo Vallecano 1-2 Córdoba

El Rayo (1-2) cae en Vallecas ante el Córdoba y desaprovecha la primera 'bala'

‘Un accidente lo tiene cualquiera’

J39
Cistinosis. La cistinosis es una enfermedad metabólica provocada por la acumulación de cistina, un aminoácido, en diferentes órganos del cuerpo. Una enfermedad rara que, todavía, no tiene cura. Los cristales de cistina se acumulan en los riñones, ojos, hígado, músculos, páncreas, cerebro y células blancas de la sangre. Lo primero es lo primero. Concienciar y apoyar a Íker, el canijo rayista. Después, hubo un partido de fútbol.

Si hay algún encuentro en el que se podía perder era el de hoy. Con el empate del Huesca frente al Alcorcón (1-1) y la derrota del Sporting de Gijón frente al Barça B (2-3), la situación se ponía de cara para el Rayo Vallecano, pero todo salió al revés. Los goles de Fernández y Sergi Guardiola pudieron con el tanto inicial de Raúl de Tomás en un choque en el que los franjirrojos fueron superiories.

El ‘prota’ es rubio y pequeñín

Ni por los escasos títulos, ni por los goles, ni por las paradas, ni por los ascensos, ni por las salvaciones de última hora… El Rayo Vallecano es otra cosa. Es su campo de barrio, su fútbol de barrio y su gente de barrio. Es la humildad y la solidaridad. Es el pequeño Íker, que con apenas 18 meses, conquista a todo el que se le acerca.

Porque si alguien necesita ayuda, ahí está la franja para arrimar el hombro en lo que se pueda, ya sea Carmen, Willy o Íker, qué más da. Nadie sabía lo que era la cistinosis hace unas semanas en la Avenida de la Albufera… pregunta ahora. Vallecas es tan grande que, con el Rayo a un paso de conseguir el ascenso, Íker fue el protagonista. Él y su enfermedad rara. De principio a fin.

Íker, junto a sus padres, minutos antes de comenzar el Rayo Vallecano-Córdoba.

Se podrá decir que Íker tiene mala suerte… según como se mire. Tiene la fortuna de ser de un equipo que dona cinco euros de cada entrada a su causa, que le saca junto con los jugadores al inicio para visibilizar su problema. Además, por qué no decirlo, es de un equipo que tiene a Raúl de Tomás de delantero centro.

¿Qué haces Raúl?

Desde el inicio se vio por qué un equipo es líder y el otro está en descenso. De ocasión en ocasión y tiro porque me toca, el Rayo Vallecano se merendó al Córdoba de cabo a rabo. El Sporting de Gijón y el Huesca habían pinchado, y en Vallecas había hambre. Toque, toque y toque. Solo faltaba el gol. Y Raúl de Tomás andaba al acecho.

RdT se aburre. Para él marcar es algo cotidiano. De cabeza, con la derecha, con la izquierda… Hace lo que le da la gana, y no le va eso de empujar pelotas a un metro de la portería. Por eso, cuando el guardameta del Córdoba rechazó un disparo de Álex Moreno y el cuero le cayó en los pies, comenzó el espectáculo.

El portero estaba en el suelo pero, en vez de marcar fácil, el canterano madridista decidió recortar a un defensa que andaba por allí, amagar y picar suavemente el balón por encima de un Kieszek que estaba desconcertado. No sabía ni lo que había ocurrido. ¿Dónde está la pelotita? Cual trilero. Cuando piensas que es tuya te la han colado. 1-0.

Raúl de Tomás, antes del encuentro frente al Córdoba, con el trofeo a mejor jugador de abril.

Tras el golazo de RdT (lleva ya 24), el Rayo comenzó su monólogo. Pudo caer el segundo, el tercero y el cuarto pero, como suele pasar, si perdonas te castigan. Ya en la segunda parte y con un Córdoba necesitado de puntos, Sergi Guardiola apuró línea de fondo por la banda derecha y puso un centro raso y medido que Fernández empujó a la red. La zona visitante gritaba “sí se puede” y los de José Ramón Sandoval se venían arriba.

Poco después, Guardiola tuvo en sus botas el segundo de los suyos tras una jugada embarullada que finalizó con un despeje in extremis de la defensa franjirroja. Fue entonces cuando, tras una falta clara sobre Óscar Trejo, el colegiado Ocón Arráiz aplicó la ley de la ventaja. Una ventaja que no existió, ya que el Córdoba robó el cuero y salió al contraataque. Bajo las intensas protestas de la grada, José Antonio Reyes filtró un pase para que Guardiola encarara a Alberto y le batiera por bajo.

Finalmente, el marcador no se movió y los tres puntos volaron de Vallecas. Con esta derrota, el Rayo Vallecano continúa líder pero con tan solo un punto de ventaja sobre el Huesca. El Sporting de Gijón sigue a cinco puntos.

Pancarta de apoyo al pequeño Íker.

9 Comments
Advertisement
Advertisement
NO TE QUEDES SIN EL RECUERDO DEL ASCENSO A PRIMERA

Más en Primer equipo