Redes

Primer equipo

Crónica: Rayo Vallecano 2-1 Zaragoza

‘Raúl de Tomás y Trejo, a golazo limpio’


Rayo Zaragoza

Hay partidos que marcan ascensos. Este puede ser uno de ellos. Un rival de entidad y en racha. Una jornada donde tus rivales directos no ganan. Tres puntos que saben a gloria. El Rayo Vallecano se impuso al Zaragoza (2-1) con dos golazos de Raúl de Tomás y Trejo. El tanto de los maños lo anotó Papunashvili tras un error garrafal de Alberto García.

Dicen los que presumen de buena memoria que este partido se jugaba en Primera. Que este encuentro era una lucha por recuperar el brillo perdido, por devolver la gloria a los suyos. A un lado, el Rayo Vallecano, encaramado a la parte alta de la tabla desde el inicio de la Liga. Al otro, el Zaragoza, novato en estas lides, pero con un estado de forma envidiable (nueve victorias en las últimas 11 jornadas). Además, Cádiz y Huesca venían de pinchar… era el día… era la hora.

Cuando te juegas ascender a la máxima categoría del fútbol español, es normal sentir presión. Las piernas no te responden igual, la toma de decisiones no es tan rápida… Los primeros compases del encuentro fueron un claro ejemplo de ello. El Rayo merodeaba el área rival, sí, pero sin precisión en los últimos metros. En una de esas, Raúl de Tomás lo intentó de volea, pero su disparo se marchó rozando el palo izquierdo de la portería de Cristian Álvarez. La posesión era de los de Míchel, pero no concretaban.

RdT y Trejo: escuadras van, escuadras vienen

Parecía el patio de un colegio. Tiros a Parla, pases a Cuenca y el árbitro a por uvas. Caos, caos y más caos. El Rayo trataba de poner orden en el desorden, pero era imposible. Algunos destellos de Trejo y de Álex Moreno eran lo único rescatable, pero nadie pudo evitar el 0-0 al descanso. Lo bueno era que el Zaragoza estaba peor si cabe.

¿Y en la segunda parte? Más de lo mismo. Más, más y más imprecisiones. Sin embargo, entre tanto balón a las nubes, se asomó uno de esos goles por los que merece pagar una entrada. Raúl de Tomás clavó el cuero en la escuadra, allí donde la ponen los grandes. Vaya chicharro desde la frontal del área. Antológico. Vigésimo tanto de RdT que le sirve para igualar a Armenteros como máximo goleador del Rayo Vallecano en una misma temporada.

Óscar Trejo es un envidioso. Culo veo, culo quiero. ¿Que de Tomás clava un gol en la escuadra? Él también. Derechazo con rosca y a celebrar. No estaba siendo un buen partido del Rayo, pero ya ganaba 2-0.

Tras recibir dos tantos en apenas cinco minutos el Zaragoza trató de reaccionar. Sin embargo, la defensa franjirroja tenía hambre, y se merendó al ataque maño. De hecho, Trejo tuvo el tercero en sus botas, pero Cristian Álvarez se lució con una gran estirada.

Eso sí, ser del Rayo es sufrir y, en la tarde del domingo, los aficionados vallecanos recibieron una máster class. Cuando parecía todo decidido, Papunashvili disparó desde su casa y anotó el 2-1 tras un error garrafal de Alberto García, que no atajó el cuero. Tras varias jugadas de sufrimiento, los locales aguantaron y se llevaron una victoria que puede marcar el ascenso a La Liga Santander.

14 Comments
Advertisement
Advertisement
NO TE QUEDES SIN EL RECUERDO DEL ASCENSO A PRIMERA

Más en Primer equipo