Redes

Primer equipo

El cachopo, Cafú y la princesa prometida


LA CONTRACRÓNICA


Hace unos dias me reuní con un grupo de amigos. Era una noche fría y lluviosa y necesitabamos entrar en calor. Encontramos un lugar bonito y acogedor y cuando quise darme cuenta tenía a mi izquierda un artilugio rústico pero muy funcional. Apreté un pulsador de goma negra y de un grifo sin brillo salió un culín de Trabanco. Miré al frente y encontré un cachopo relleno de queso de Cabrales, secreto ibérico y malas intenciones, en ese orden.

Estomago lleno, corazón contento, daba vueltas en la cama. Pensé que era culpa de la media frasca de crema de orujo que había chupado, pero el sueño, que no entendí antes, era premonitorio.

La imagen era algo borrosa, pero suficientemente visible. Un tipo blanco y mediterraneo que lucía camiseta azul no paraba de subir la banda. En su espalda ponía Cafú y yo no entendia nada.

En la primera de ellas vi cómo regateaba a sus rivales, tiesos y rigidos como muñecos de futbolín y marcaba de zurda al palo corto mientras el letrero de la tele señalaba como goleador a un tal NIETO. (1-0)

No entendía nada. Demasiado alcohol.

De vuelta al sueño, el campo se convirtió en futbolín. Un muñeco azul, que fue rígido,tieso y franjirrojo tocó mal la pelotita y el equipo rojo y negro marcó de guarra, pero esto es segunda y vale todo. (1-1).

Los sueños son así. Mi pantalla hizo zoom y pude divisar el escudo del Rayo en camiseta roja con franja negra. Mi cabeza lanzó mensajes incomprensibles. ROJO Y NEGRO. STENDHAL. SINDROME DE STENDHAL

Y volvió a Cafú. Y regresó el futbolín.

El tal NIETO entró en el área rayista y el zaguero vallecano,confundido al ver a Cafú blanco, también lo hizo entre balón y pierna rival. Un síndrome de STENDHAL de manual que a pesar de la torpeza arbitral el VAR reparó para convertirlo en penal, en derrota rayista y en mirada al abismo.(2-1).

En un último intento de dormir,soñé a un pirata vallecano,de los que cantaba con botella de ron y ahora viste azul y rojo y no rebla gritarle a un señor con gomina . «Me llamo Iñigo Montoya, aunque todos me llaman Míchel. Tú mataste a mi madre, prepárate a morir».

Comentar
Advertisement

PARTIDOS

FechapartidoHoraResultados
Advertisement

Más en Primer equipo