Redes

Primer equipo

El Pase Largo… a la cuarentena: síndrome de abstinencia rayista

Nostalgia en tiempos de búnker.

No soy yo si no soy con ustedes. Echo de menos ponerme la camiseta, caminar hasta el metro y el viaje corto que une Tribunal con Portazgo en los días de partido.

Una vida sin fútbol se parece a una cerveza sin alcohol.

Este síndrome de abstinencia rayista es insoportable.

Podemos ver partidos viejos en YouTube, sí, pero eso alimenta más el deseo. Cuando en casa me siento en la silla, imagino que es la butaca del estadio; cuando enciendo la televisión pienso en buscar el canal en el que ver al Rayo Vallecano cuando juega fuera. Desde la ventana miro al cielo y sé que ese cielo es el mismo que ahora está encima del Estadio de Vallecas, y trato de viajar con la mirada, de llegar hasta allí, pero es un consuelo que se va con las nubes. En este encierro, escucho los ruidos del bar Líder, la voz de los amigos que allí encuentro y el murmullo futbolístico de la Albufera, que siempre es canción inédita. Chocan los tercios en la memoria. Ahora también los ojos se aburren, y le piden a la cabeza que los nutra de aquello acostumbrado: una cerveza invitada, el paso de las camisetas, los cánticos fuera del estadio, la cercanía cordial con los rivales, el caminar quitándole distancia al estar en ese lugar tan confortable, el estadio, un segundo útero, un un primer hogar futbolístico. Gaston Bachelard, filósofo francés, escribió en un libro memorable, “Poética del espacio”, “Yo soy el lugar en el que estoy”. Bueno, Gaston, de acuerdo. Yo no soy yo si no estoy en el campo del Rayo. Ojalá nos veamos pronto y podamos abrazarnos sin temor a nada.

Comentar
Advertisement

PARTIDOS

FechapartidoHoraResultados
Advertisement

Más en Primer equipo