Redes

Primer equipo

Dimitrievski: “Tuve ofertas tras el descenso, pero elegí devolver al Rayo a Primera”

Héroe ante el Barcelona, indiscutible para Iraola y a las puertas de jugar un Mundial. La vida de Stole Dimitrievski (Kumanovo, 27 años) atraviesa un momento dulce. No hay dudas. Ante Memphis detuvo su segundo penalti de la temporada (también se lo paró, semanas atrás, a Enes Ünal), haciéndose gigante en una noche de gigantes. Santificándose.

El año del descenso tuvo ofertas para salir, pero se quedó porque quería devolver al Rayo a Primera. Se sintió en deuda. Y lo logró. Ahora que el viento sopla a favor a orillas de la Karmela, se alegra de que la gente que remó bajo tormentas, esté disfrutando del paisaje. Stole, a escasas horas de recibir al Celta en un nuevo asalto liguero, concede una tarde a Unión Rayo.

#EntrevistaUR a Dimitrievski

Vaya noche la del miércoles, ganar al Barcelona

Fue increíble. Un día muy especial para nosotros, la afición, el club… Todo el mundo.

Vayamos al grano, el penalti de Memphis. ¡Qué paradón!

Sólo hice mi trabajo, ayudar al equipo desde la portería. Es muy difícil parar un penalti, pero son cosas que se entrenan. Hay gente en la sombra, ayudantes, que en las sesiones previas ya te dicen dónde suelen tirarlos. Estoy muy contento de haber ayudado al equipo de esa manera.

“Es muy difícil parar un penalti, pero son cosas que se entrenan. Hay gente en la sombra, ayudantes, que en las sesiones previas ya te dicen dónde suelen tirarlos”

Minutos después te fuiste al suelo y parecía una lesión. ¿Qué pasó? ¿Estás bien?

Sí, todo bien. Fue un golpe en la cabeza que me hizo ver gris. Entraron los doctores y, entre ellos, y la adrenalina del momento, pude reunir fuerzas y seguir.

Para adrenalina, la que tiene Vallecas todavía en el cuerpo. ¡Cómo está el equipo!

Estamos encontrándonos bien… Y cada vez mejor. Todavía tenemos margen de mejora, pero vamos por el camino de lograr la permanencia.

Háblame de Falcao: cuatro goles ya. Otro que no está nada mal…

En el área es único, especial. Yo siempre digo una frase: “Cuando pisa el área, se transforma”. Es un delantero que de la nada te inventa un gol, o hace cualquier cosa. Jugadores como Radamel han marcado una época. Llegó a ser el mejor delantero del mundo… ¡Y ganó todo lo que ganó! Hace cosas que son dificilísimas, pero que para él siempre han sido fáciles.

“¿Falcao? Yo siempre digo una frase: “Cuando pisa el área, se transforma”. Es un delantero que de la nada te inventa un gol”

La temporada 2018-19, última en Primera, el Rayo encajó 70 goles. En esta lleváis, de momento, sólo 12. ¿Qué ha cambiado para que ahora seáis mucho más fiables atrás?

Ahora somos más contundentes, ordenados. Antes arriesgábamos mucho en la salida de balón y al fallar, nos pillaban descolocados. Ahora sólo forzamos cuando el míster lo dice; cuando no, jugamos en largo. Tenemos las cosas mucho más claras y eso hace que el bloque sea mejor. Tanto en defensa, como en ataque.

“Antes arriesgábamos mucho en la salida de balón y al fallar, nos pillaban descolocados. Ahora sólo forzamos cuando el míster lo dice; cuando no, jugamos en largo”

¿Qué tal es la competencia con Luca Zidane y Arboleda?

Vamos día a día, trabajando sin parar, peleando por la titularidad. El fútbol es así, te obliga a estar cada entrenamiento mejor que el anterior. Nos enfocamos en esa mentalidad.

Hagamos repaso de tu carrera. ¿Cómo recuerdas tus etapas en Granada y Nàstic?

En Granada debuté en Primera teniendo 20 años; fue un momento único. El Nàstic me dio la oportunidad de jugar con regularidad en Segunda, de crecer, y gracias a ese proceso, acabé en el Rayo.

¿En qué ha cambiado Dimitrievski de esa época a ahora?

Vivimos en constante mejoría. Yo he trabajado mucho en mí mismo. Necesité salir de Granada para empezar a jugar, a tener minutos, y en el Nàstic los obtuve. Allí gané la madurez que tengo hoy en día, desarrollé más concentración, capacidad de estar enfocado sólo en el partido. Ya luego, en el Rayo, el nivel de madurez, jugando en Primera, fue altísimo. Y siempre lo he dicho: elegí quedarme en el Rayo Vallecano para devolverlo a Primera.

“Necesité salir de Granada para empezar a jugar, a tener minutos, y en el Nàstic los obtuve. […] Ya luego, en el Rayo, el nivel de madurez, jugando en Primera, fue altísimo. Y siempre lo he dicho: elegí quedarme en el Rayo Vallecano para devolverlo a Primera”

Eres titular con Macedonia del Norte y estáis a 1 punto de la repesca mundialista. ¡Debe ser un sueño para ti!

Para el país, entrar en la repesca, es importantísimo. Imagínate… ¡Estar en un Mundial! Tenemos dos partidos claves y sólo nos vale ganarlos. Ojalá se den las circunstancias para cazar la segunda plaza. Será dificilísimo, pero hay que ir a por ello, pelearlo.

Ya jugaste la Eurocopa el pasado verano. Formas parte de una generación de futbolistas histórica en tu país...

Jugar una Eurocopa es único, algo que no podría explicarte, debe sentirse. Lograr eso para Macedonia del Norte, darle visibilidad a mi país en Europa, ponerlo en el escaparate, es un privilegio. Lo recuerdo como una experiencia única.

Volvamos al Rayo. Háblame del día en el que fichaste por la Franja. ¿Cómo viviste ese momento? Fue casi a última hora.

Prácticamente en el último minuto. El Nàstic no quería dejarme ir porque había sido importante para ellos, pero sabían que me tocaba dar el salto a Primera División. Tenía muchas ofertas, pero sobre las 23:40h se cerró todo. Fue una noche muy intensa, que ahora recuerdo de manera anecdótica, pero en su momento me hizo pasarlo mal. Sufrí, porque quería que se cerrase.

¿Llegaste a temer por la operación?

Es que cuando hablamos de negociaciones de última hora, cualquier cosa puede hacerlo saltar todo por los aires. Y dudas, claro que dudas. Pero por suerte salió bien.

“El Nàstic no quería dejarme ir porque había sido importante para ellos, pero sabían que me tocaba dar el salto a Primera División. Tenía muchas ofertas, pero sobre las 23:40h se cerró todo. Fue una noche muy intensa, que ahora recuerdo de manera anecdótica, pero en su momento me hizo pasarlo mal”

Hablemos de Vallecas. Vaya ambientazo ante el Barcelona.

Increíble, como siempre. Yo siempre me he sentido genial con el barrio, son personas que crean un ambiente cercano, familiar con los futbolistas. Y eso para nosotros resulta increíble. La afición siempre ha estado, pero te diría más, ha estado incluso más en las malas, que en las buenas. Por eso ahora que todo va bien, me alegro de que estén disfrutándolo. Lo que estamos viviendo es único.

El próximo capítulo de la película es el Celta. Partido durísimo…

Pero en Primera cualquiera lo es. Estamos muy concentrados, enfocados en darle otra alegría a la afición. Ojalá sea posible.

“Somos un equipo que acaba de ascender, así que el objetivo debe ser salvarse, y una vez que lo hayamos hecho, pues a ver qué podemos conseguir”

El objetivo es la permanencia. ¿Pero entiendes que la afición se ilusione con Europa?

Le gente tiene que soñar, pero hay una cosa clara, somos un equipo que acaba de ascender, así que el objetivo debe ser salvarse, y una vez que lo hayamos hecho, pues a ver qué podemos conseguir. Intentar estar lo más alto posible, tal vez Europa. Porque es verdad, en el fútbol puede pasar cualquier cosa.

Comentar
Advertisement
Advertisement

Más en Primer equipo