Redes

OPINIÓN

Sin fondo de armario y con cansancio

El Rayo Vallecano sigue sin ganar en Liga en 2022. Desde el 2 de enero de 2022 al 6 de marzo, el Rayo ha disputado un total de 8 partidos de Liga de los cuales ha perdido 7 y ha empatado 1. Es decir, el cuadro de Iraola ha sumado 1 punto de 24 posibles, siendo el peor equipo de la segunda vuelta. Dicho punto se consiguió frente al Betis en Vallecas en la jornada 20 el 9 de enero de 2022 cuando el cuadro verdiblanco disputó 70 minutos con un jugador menos. Se ve a un Rayo sin fondo de armario y con cansancio. Con mucho cansancio.

 Sin embargo, en Copa la racha ha sido diferente. En 2022 el Rayo venció a Mirandés, Girona y Mallorca, cayó en casa frente al Betis en semifinales y empató con el mismo en la vuelta. Pero lo importante es que en Liga el Rayo lleva sin ganar desde el 18 de diciembre de 2021…

¿La dinámica negativa del Rayo tiene algún responsable? ¿Es Iraola el responsable de lo que le está pasando al equipo y de no sea capaz de levantar cabeza? La realidad es que no es Iraola el responsable. El Rayo sigue con su idea de juego, el problema es que el físico no le da, y el segundo problema es que no hay recambios de garantías.

En estas jornadas hemos visto que el Rayo lo ha intentado, que ha mantenido su filosofía de juego, que ha tenido tramos del partido muy buenos, pero que al final esa frescura dura algunos minutos, no dura todo el partido entero. Además, a esa fatiga podemos añadir que el equipo de Iraola ha tenido lesiones imprevistas desde enero de 2022. Por ejemplo, Falcao no levanta cabeza con las lesiones desde noviembre de 2021, Unai López se lesionó frente al Celta en febrero de 2022, Saveljich se rompió frente al Elche y ha vuelto a recaer este fin de semana…

Isi y Álvaro juegan todo tanto en Copa como en Liga. Al primero se le ve que necesita descansar, no está fresco. Solo hay un recambio natural en la banda: Bebé. Trejo, que en un mes cumplirá 34 años, también juega todo, porque no tiene recambio natural. Al capitán argentino se le ve fundido y es vital en este equipo. Comesaña, otro jugador sin físico prácticamente obligado a jugar todo. Y en el eje de la defensa el problema es mayor. Catena juega todo, pero con la lesión de Saveljich, el titular es Mario Suárez, un jugador que es centrocampista y tiene 35 años… La fatiga pesa en las piernas y esto es un ejemplo de cómo el equipo está mermado y sin fondo de armario.

Los responsables de esto tienen nombre. La directiva del Rayo, con David Cobeño como responsable de los fichajes y por supuesto con Martín Presa. Ambos han sido incapaces de confeccionar un equipo ambicioso para la segunda vuelta de la temporada, sabiendo que en Copa el equipo seguía avanzando, y no han sabido responder a las peticiones de Iraola, que desde la grave lesión de Merquelanz frente al Levante (el 11 de septiembre de 2021) lleva pidiendo un jugador de banda y no se lo han traído. A cambio le trajeron al tercer delantero del Alavés, 18º clasificado y que lleva sin marcar gol desde abril de 2021…

Y en Cádiz se volvió a ver. Un equipo ambicioso, que quiso ganar el partido, con una buena idea de juego, pero que en la segunda parte no pudo hacer nada. El físico del Cádiz y su certeza de cara a puerta, todo lo contrario que el Rayo, volvieron a sentenciar al Rayo de nuevo. Un Rayo que hace tres días hizo un derroche físico enorme en el Villamarín para intentar colarse en la final de Copa. Un derroche físico realizado con prácticamente los mismos jugadores que han caído en Cádiz. No hay recambios.

Un mercado de invierno catastrófico (donde se dejó salir a gente válida como a Pozo o Andrés Martín y se trajo a Sylla…) con una gestión pésima son los responsables de la fatiga física y mental que tiene este equipo. El equipo se debería haber reforzado con 4-5 fichajes en el mercado de invierno. No se hizo, y aquí están las consecuencias: sin fondo de armario y con cansancio. Son Presa y Cobeño quienes deberían dar la cara en cada jornada y no Iraola ni algunos jugadores.

3 Comments
Advertisement
Advertisement
NO TE QUEDES SIN EL RECUERDO DEL ASCENSO A PRIMERA

Más en OPINIÓN