Redes

OPINIÓN

Espíritu del norte, alma del sur

Por donde pasé dejé huella, luego pavimentaron” (De nuevo “El Negro” Fontanarrosa)

Llegaba a su fin el histórico septiembre de 2021, el de las tres victorias y un empate que debió completar el póker y visitaba Vallecas el Cádiz, equipo y afición hermanas para intentar echar el freno a este Rayo Vallecano desatado de fe inquebrantable y milagros inesperados como fichar a Falcao y salvar a ultimísima hora una grada para que se pueda ver una grada repleta por la tele.

Tout pour le peuple, rien par le peuple“, es decir “todo por el pueblo pero sin el pueblo” o mejor traducido “todo para el pueblo pero nada para el pueblo “. Es lo que ocurre cuando todo está en manos de un seguidor del despotismo ilustrado de marca blanca y al que le falta lustre, que la gente pasa horas haciendo cola para adquirir una entrada, sentir una grada y disfrutar de tamaño equipazo pero se pierde en otra cola mas de un gol esperando a entrar al estadio por un único torno disponible.

Los ideólogos

El caso es que se enfrentaban dos equipos disciplinados, trabajados y ambiciosos en los que las raíces de sus técnicos se ven reflejadas en el campo.

Álvaro Cervera, cántabro para muchos en el fútbol fue un delantero voraz y bullidor. Se crió en Canarias y esa mezcla perfecta de arte, desparpajo, nobleza y “ética de trabajo” se nota en su equipo.

Andoni Iraola fue un “one club man 2.0” , un lateral dinámico y talentoso, un líder en su equipo y el antecesor vasco de los Lahm o Kimmich, trabajador, concentrado, ordenado y con clase.

Si a esto añadimos el carácter muy competitivo de ambos el partido debía ser un gran espectáculo. Así lo fue.

El triángulo mágico

Empezó el partido competido, segundas jugadas, piernas fuertes, máxima intensidad pero Iraola ordenó ejecutar el triángulo mágico y el Rayo se adelantó.

Supimos de él gracias al baloncesto, Phil Jackson, sus Bulls y sus Lakers, pero en España y el fútbol pudimos ver tridentes como el de Messi, Neymar y Suarez, Cristiano, Bale y Benzema o el más parecido al del Rayo, el triángulo de Koke, Arda y Filipe Luis o el de 2021 formado por Trippier, Llorente y Suarez campeones con el Átletico.

El de la franja lo vimos en segunda con los García y Trejo pero fue sublimado ayer por Balliu, Isi y el capitán en el costado contrario. El timing perfecto de salidas y entradas basado en el antes de entrar dejen salir de la cabecera del metro de Portazgo y obviamente mejorado hizo que el balón llegara hasta el fondo, luego hasta Falcao rápido en el remate y posteriormente a Álvaro García, cuya llegada desde el lado contrario se empieza a proyectar en las sesiones de video de las escuelas de fútbol. (1-0).

Los duelos

El Cádiz se veía superado en el marcador y en el juego por los locales, más rápidos e incisivos, pero fue igualando la contienda o al menos compitiendo con juego directo y búsqueda de faltas . El equipo de Cervera no se rinde y tiene un rasgo de equipo grande, no perdona tus errores.

El duelo más visible del partido fue el combate entre Haroyan y Falcao. El “tigre de Santa Marta” se había adelantado a los puntos con su acción en el gol pero el “Conor Mc Gregor de la bahía” devolvió el golpe e igualó el combate. Una falta colgada al área, una defensa adelantada y un despiste de Radamel terminaron con el gol del armenio que puso la misma expresión de regocijo que el irlandés cuando consiguió contactar un derechazo en Floyd Mayweather. (1-1).

A las armas

El gol amarillo espoleó al Rayo que subió un punto el ritmo y comenzó a acosar la puerta amarilla. Un equipo a ojos de la gente pasa de ser a duro a competitivo en función del resultado y no iba a ser fácil doblegar a una escuadra con jugadores como Espino, Akapo, Cala o un arquero llamado Conan en su zaga además del citado Haroyan. El Rayo tampoco repartía caramelos por lo que el partido pudo endurecerse pero no lo hizo ya que los marineros del Santa Inés son también duros con el balón y a base de moverlo con agilidad y un dinamismo inabordable dirigidos por Unai López y Óscar Valentín se dirigieron sin rubor al abordaje de la nao gaditana.

Llegó Trejo al área, Isi remató con la testa con una potencia desmesurada, y el Rayo siguió gastando pólvora hasta que una acción de Balliu que provocó un córner desató el nudo. El intento de Unai y Catena fue rechazado y comenzó una jugada de ensueño. Fran saca de banda a Falcao, éste protege la pelota y la saca para López que abre a Balliu en el lado contrario. El lateral toca para Isi y se desmarca y el divino calvo vuelve locos con sus fintas a Espino y Bastida que corren hacia dentro tras él. Palazón gira el balón a Unai que dirige la pelota al espacio libre para Balliu y el catalán tira una pared perfecta con Isi, llega al fondo y la pone en el primer palo donde Falcao se adelanta en todos los sentidos a Haroyan y patenta en la red el triángulo franjirrojo poniendo por delante al Santa Inés. (2-1).

Luces y sombras

La segunda parte comenzó como terminó la primera. Las luces las ponía el once de Iraola con su dominio y las sombras el de Cervera al que la derrota parcial le hizo cambiar cosas con la entrada de Sobrino. También hizo visible su dureza con el brazo del recién llegado siendo mas peligroso que su pie. Oscar Valentín y su brecha pudieron dar fe. El Rayo tampoco se arredró y golpeó cuando fue necesario como lo hizo Isi en la misma jugada. El resto de sombras las puso el club, afectado por la subida del recibo de la luz que convirtió la iluminación televisiva de Vallecas en la de un After o Chill Out al uso ahora que se puede.

El rematador

Falcao permaneció en la cancha dos tercios de partido, las que le duró la gasolina y le dieron para “provocar” un gol, hacer otro, poner en apuros dos veces a Ledesma y hacer un desmarque de artista de los que de sacan las vergüenzas a zagueros de los que añaden suciedad a la contundencia debida. Juan Cala, uno de ellos, superado por el cafetero le hizo una llave de Jake Snake Roberts (WWF en los 90, el musical) pero el Hombre del Millón de Dolares es Radamel, y se nota.

El artista

La salida del killer y la entrada de Nteka parecieron ( y fueron) una buena idea, pero algo de inquietud turbó la grada de Vallecas. Los cambios frenaron un poco el partido (también entró Santi) y pareció por unos minutos que el Rayo solo pensaba en manejar la ventaja con el oficio de Dimi, Saveljich o Trejo. Se empezaron a notar algunos nervios y la entrada de Lozano, Jiménez y sobre todo Negredo (vallecano tenía que ser) le dieron el punto de agresividad que el conjunto amarillo necesitaba. Valentín dejó su lugar, mareado, a Ciss, Espino remató al palo y Cala fuera tras el córner completamente solo en el área.

En un movimiento estratégico clave Iraola sustituyó a Trejo, cansado por Sergi Guardiola. El mejor amigo de Isi le dió capacidad de choque a la delantera rayista para frenar la salida cadista, espacio para correr a Nteka y más libertad aún para Isi que aprovechó otra jugada de equipo para sentenciar. Álvaro presionó la salida de Ledesma que la puso a la olla, Pathe Ciss ganó el salto, Sergi abrió para Palazón y junto a Nteka se desmarcaron pero el 7 recortó hacía su zurda y rompió el larguero, las redes y el túnel de vestuarios con su disparo. (3-1).

Quinto en la tabla, pleno del espíritu del norte y el alma del sur Iraola y sus jugadores dejan huella por donde pasan. Solo falta que pase el otro y pavimente. ¡Qué manera de disfrutar, lector@es!.

PD: Esperemos que el tobillo de Saveljich no se tuerza demasiado ni el Rayo tampoco.

Comentar
Advertisement
Advertisement

Más en OPINIÓN