Redes

Primer equipo

Unai López: “Elegí el Rayo porque quería un equipo competitivo, no uno que fuese a descender”

Unai López Cabrera (25 años, Rentería) discrepa con aquello de “segundas partes nunca fueron buenas”. En el Rayo vivió un ascenso a Primera y, varios años después, ha regresado para soñar con los pies en el suelo. Curiosidades de la vida, en 2014 compartió vestuario con su actual entrenador, Iraola. Él era un chaval de 18 años que empezaba a tocar balón con el primer equipo y Andoni, el capitán en su último año como León.

Siete después, la pizarra de Usúrbil y la varita de Rentería vuelven a remar en una misma dirección. Unai se ha hecho un hueco como jugador fiable, seguro en las rotaciones. Ha tenido minutos en todos los partidos desde que firmó contrato (dos titularidades y tres suplencias). Aunque el gol de momento se le resiste: en su anterior etapa marcó tres. Es un jugador rebosante de talento y sin ansia de focos. A escasas horas de recibir al Elche, concede una tarde a Unión Rayo.

#EntrevistaUR a Unai López

¿Ha servido el parón para sanar la herida de El Sadar (0-1)?

Sí. Es cierto que fuimos a Pamplona con una dinámica buenísima, de esas que nadie quiere que se acabe, y que la derrota resultó dura, pero en este parón hemos limpiado la mente y ya estamos a tope para el domingo.

¿Cómo se puede explicar aquello? El gol pudo ser mala suerte, pero la imagen no fue la de otras veces…

Osasuna es un equipo que te exige un fútbol diferente, y su gente aprieta mucho. Es totalmente cierto, no estuvimos tan finos como en otros partidos, pero hay que quedarse con que ningún equipo nos gana fácil. Es dificilísimo tumbarnos. Y allí se vio.

“Ante Osasuna no estuvimos tan finos como en otros partidos, pero hay que quedarse con que ningún equipo nos gana fácil. Es dificilísimo tumbarnos”

Y tanto. Estuvisteis cinco jornadas sin perder. ¡Vaya racha!

Pero yo soy de pensar que debemos seguir tranquilos. Enlazamos una racha muy positiva, sí, pero es durísimo ganar en Primera y así va a ser durante todo el año. La mirada debe seguir enfocada en sumar. Seguir puntuando.

Tengo la sensación de que San Mamés (1-2) fue un punto de inflexión, porque veníais cosechando muy buenos resultados, pero ganar en aquel escenario y de esa forma fue el culmen. ¿Estás de acuerdo?

Es que no sólo ganamos, sino que hicimos el fútbol que hicimos. ¡Fuimos superiores al Athletic en su casa durante muchos tramos! Eso nos tiene que hacer ver hasta qué límites podemos llegar. Aún así, hay una cosa muy clara, o estamos todos al 100%, yendo unidos a una, o será complicado que se repitan partidos como ese.

“¡Fuimos superiores al Athletic en su casa durante muchos tramos! Eso nos tiene que hacer ver hasta qué límites podemos llegar”

Vaya ovación te llevaste, aquella noche, de la gente de Bilbao…

Era un partido muy especial para mí. Jugué muchos años allí y estaré eternamente agradecido al club. La afición, una vez más, me demostró su cariño. Siempre me he sentido muy querido; es mutuo.

Hablemos de tu fichaje por el Rayo. ¿Cómo se gestó?

A mí me dieron la noticia de que no contaba para el Athletic y yo, al ver que el Rayo ascendía, tuve claro que quería que fuese una de mis prioridades. Luego, evidentemente, entraron muchos factores y tenían que darse varias circunstancias, conversaciones, negociaciones, pero por suerte todo llegó a buen puerto. Y volví.

Pero tenías más ofertas. ¿Por qué el Rayo?

Es un equipo que conocía, con una plantilla que iba a competir… Y eso para mí era importantísimo. Quería ir a algún sitio competitivo, no a un equipo al que ir para descender. Y el Rayo reunía esas condiciones.

“Yo quería ir a algún sitio competitivo, no a un equipo al que ir para descender. Y el Rayo reunía esas condiciones”

“Segundas partes nunca fueron buenas”, dice mucha gente. ¿Qué opinas de ese dicho?

Dichos hay mil. No tengo que decirle nada a nadie. Yo vuelvo para demostrar que puedo ayudar al equipo, que me lo voy a dejar todo.

Una curiosidad. Tú empezaste a subir al primer equipo del Athletic en 2014… Y en aquella época Iraola aún estaba como jugador. ¿Coincidiste con él?

¡Sí! ¡Sí! Fue su último año.

¿Qué se siente al tenerle ahora como entrenador en Primera?

Era alguien que ya me ayudaba cuando yo era un niño, con 18 años. Y ahora lo hace desde otro punto. Yo encantado, te puedes imaginar.

Hay mucha gente que le ve entrenando al Athletic en unos años. ¿Tú le ves madera para acabar en un barco así?

Yo le veo madera de muy buen entrenador, eso es lo que veo. Dios dirá dónde tiene que acabar o si debe seguir aquí. ¿Pero por qué no en el Athletic…?

“Iraola ya me ayudaba cuando yo era un niño, con 18 años. Y ahora lo hace desde otro punto. Le veo madera de muy buen entrenador. ¿Por qué no acabar en el Athletic…?”

Desde tu vuelta a Vallecas has entrado en todas las convocatorias y siempre has jugado minutos. Van dos titularidades y tres suplencias. ¿La competencia este año es altísima, no?

Pero eso es bueno. El que haya jugadores con los que competir, que tengan buen pie, te exige estar a tope, al 100%. Y te hace mejor a ti y a ellos. Siempre lo he dicho.

Hablemos de la afición. Parece que las aguas se han calmado un poco en el parón, pero el enfado de la gente sigue ahí. ¿Qué opinas del tema?

Todos somos conscientes de que las cosas se podrían hacer mejor. Nosotros estamos en un punto en el que podemos ayudar, pero hay cosas que no dependen únicamente de los jugadores. Le pido a la afición, aunque es muy complicado, que intente aislar lo extradeportivo de lo deportivo, porque tenerles a nuestro lado es clave. Nos ayudan muchísimo. Es como si jugásemos con uno más.

“¿La directiva? Todos somos conscientes de que las cosas se podrían hacer mejor”

Hace escasas horas se ha lanzado la campaña de abonados. Y ya se ha superado el millar. ¿Ambientazo el domingo?

Ya estos partidos anteriores, con público, se ha notado una barbaridad. Vallecas aprieta mucho y nos impulsa. Ojalá sea una caldera.

Partido contra el Elche. Importantísimo…

Mucho más de lo que se pueda pensar la gente, porque lo que nos viene luego es complicadísimo. Ellos nos van a exigir, pero como te digo, sacar o no estos 3 puntos nos puede marcar el mes de octubre.

Y lo que queda son cuatro partidos de los cuales, tres, son en casa. Una vez más, la importancia de hacerse fuerte en Vallecas.

El papel de local es clave, no sólo este mes, sino durante toda la temporada. Porque ganar fuera es muy duro, así que en casa tienes que sacar los máximos puntos posibles.

“Soñar tenemos que soñar todos, pero con los pies en el suelo. […] Ojalá dentro de tres o cuatro meses podamos seguir mencionando la palabra ‘Europa’, pero ahora mismo ni me lo planteo. Vayamos paso a paso”

La última. ¿Se puede soñar con Europa?

Soñar tenemos que soñar todos, pero con los pies en el suelo, sabiendo cuál es nuestro objetivo real a día de hoy. Queda mucha Liga y debemos ganar muchos partidos. Ojalá dentro de tres o cuatro meses podamos seguir mencionando la palabra ‘Europa’, pero ahora mismo ni me lo planteo. Vayamos paso a paso, a ganar partidos.

Ad

Suscríbete a nuestra newsletter

Comentar
Advertisement
Advertisement

Más en Primer equipo