Redes

OPINIÓN

¿Y si se puede?

Corría el minuto 15 en La Romareda y el Rayo Vallecano perdía 1-0. Era imposible creer en ese momento, el equipo estaba deambulando y desangrándose. Pero todo puede cambiar en un momento. Como si alguien hubiese tocado justo la tecla necesaria la franja empezó a bailar, jugando el mejor partido de toda la temporada y dando un recital. Era increíble, algo inexplicable. En un abrir y cerrar de ojos todo cambió y ahora hay una pregunta que sobrevuela el barrio… “¿Y si se puede?”.

Porque se puede. La franja pasó de estar muerta a estar más viva que nunca. En aquel fatídico minuto 15 el playoff se iba a los cinco puntos con posibilidad de ocho, a falta sólo de cuatro jornadas y teniendo todos los golaverages perdidos. Era un desastre. Pero la victoria dejó al equipo a 2 puntos de la promoción.

El año está siendo una calamidad en Vallecas. Lo más ilusionante de toda la temporada -para que se hagan una idea- fue la eliminación copera al Betis. Aquel 23 de enero Vallecas recordó lo que es Vallecas, pero fue un espejismo. Más allá de eso, nada y lo de siempre: desidia, sensación de equipo apático, dejadez institucional, un Estadio que se cae a pedazos (literalmente) y fichajes nada ilusionantes.

Pero con todo, ahí está el Rayo, enganchado a la zona alta y con el playoff en la mano. Es digno de estudio y no hay por donde cogerlo, pero un equipo que lleva 20 empates (sí, 20 empates, igualando su récord en una misma temporada) está a un paso de jugar la promoción . Le quedan cuatro partidos: Numancia (Local), Almería (Visitante), Las Palmas (L) y Racing (V). Y hay motivos para creer. Vean.

La pugna por la quinta y sexta plaza estará, virtualmente, entre siete equipos: Girona, Elche, Tenerife, Alcorcón, Rayo, Fuenlabrada y Mirandés. Estos dos últimos son los que lo tienen más difícil, pues sólo les quedan tres jornadas y siguen fuera. Por puntos están cerca, pero teniendo en cuenta que faltan sus rivales por jugar y que de los tres encuentros restantes, dos los tendrán fuera de casa, se antoja duro. Aún así, no descarten a nadie.

Entre los otros cinco, sobre el papel, estará el fuego. El Girona tiene un calendario duro: Almería (L), Lugo (V), Cádiz (L, tal vez ya ascendido) y Alcorcón (V). Dos rivales directos, un equipo en plena pelea por evitar el descenso y el líder. El Elche, por su parte, lo tiene aún más complicado: ayer perdió ante el Mirandés (1-0) y le queda Albacete (L), Fuenlabrada (V) y Real Oviedo (L). Dos equipos en plena pelea por no descender y un rival directo, casi nada.

Ellos ocupan el cierre de la promoción y hay motivos para pensar que no sumarán 12 y 9 puntos respectivamente. Eso abre las puertas a sus perseguidores. Ahí aparecen Rayo, Tenerife y Alcorcón, todos con 53 puntos y a dos del playoff. Hay un factor clave: falta por jugarse un Alcorcón-Tenerife que, o bien descuelga a uno, o bien descuelga a los dos.

Al Tenerife le queda: Zaragoza (L), Alcorcón (V), Lugo (L) y Numancia (V). Dos equipos en plena lucha por el descenso, un rival directo y un coco de la zona alta. Pero es que el Alcorcón no lo tiene más fácil: Huesca (V), Tenerife (L), Málaga (V) y Girona (L). El partido ante el Málaga se puede antojar favorable, pero el resto es ante un coco y dos rivales directos.

En esa tesitura aparece el Rayo, con un calendario exigente, pero cuyas dos últimas jornadas parecen muy holgadas: Numancia (L), Almería (V), Las Palmas (L) y Racing (V). Clave será para los de Jémez solventar este jueves la papeleta ante los sorianos, porque de hacerlo les quedaría el coco de Almería y dos partidos -insisto, a priori- factibles. Las Palmas apunta a llegar sin jugarse nada y el Racing, oficialmente, ya está descendido.

Esas son las fechas y las cuentas, pero no dejan de ser sólo fechas y cuentas. Al fútbol se juega con el balón y la clave pasará porque la franja mantenga la versión de La Romareda (la mejorada, no la de los primeros 15 minutos). Por jugar con espíritu. Si lo hace, si gana los cuatro partidos que le faltan, lo tiene todo de cara para entrar en promoción.

Es una cuestión de depender de ti mismo. De olvidarte del año infausto que se está viviendo, de los rivales, de los factores extradeportivos… Olvidarte de todo. Y pensar que te quedan cuatro partidos por jugar, cuatro, y que si los ganas juegas el playoff de ascenso a Primera División.

Resulta increíble, pero con todo y a pesar de todo, la derrota ayer del Elche hace que el Rayo siga teniendo una posibilidad real. De los siete equipos en la teórica pelea es el que tiene un calendario más asequible. Nadie en el minuto 15 de La Romareda habría dado un duro por ver a la franja el año que viene en Primera División. Pero lo tiene en su mano. La realidad es que sí puede.

Necesita quitarse el complejo y pegar de una vez el zarpazo. Sólo necesita perder el vértigo y ser el Rayo Vallecano. Al menos por cuatro partidos.

Comentar
Advertisement

PARTIDOS

FechapartidoHoraResultados
Advertisement

Más en OPINIÓN